Amigo lector,

Amigo lector,

Bienvenido a este blog dedicado a la Astronomía y a la Astrofotografía, dos de mis grandes pasiones. Aquí podrás encontrar las noticias más recientes relacionadas con la Astronomía , así como mis últimos trabajos en fotografía astronómica. Quiero dedicar esta bitácora a la memoria de Carl Sagan, gran científico y excelente divulgador. Gracias a él varias generaciones de lectores y telespectadores se interesaron por la Astronomía en todo el mundo, hizo asequible a todos los públicos los conocimientos de la época sobre el cosmos y transmitió su pasión por la ciencia y el respeto al método científico.

______________________________________________________________________________________________________Jesús Canive

miércoles, 15 de enero de 2020

Melotte 15 - El centro del corazón

Se trata del centro de la Nebulosa del Corazón (IC1805). Las nubes de gas y polvo se ven esculpidas por los fuertes "vientos" de radiación que producen las estrellas que acaban de nacer en la región. La imagen está tomada con filtros de banda estrecha Ha, SII, OIII usando la paleta Hubble (SHO) Telescopio GSO 12" truss f8 y CCD SBIG STL 11000M, desde mi observatorio cerca de Sigüenza, Guadalajara. Se han acumulado 32 horas de exposición en tomas de 20 minutos.

martes, 17 de diciembre de 2019

Filamentos en la Nebulosa del Velo - Pickering's Triangle

























  La Nebulosa del Velo está situada en la constelación del Cisne y fue formada hace 8000 años por la explosión en forma de supernova de una estrella 20 veces más masiva que nuestro Sol. Los restos de aquella tremenda explosión ocupan una amplia extensión y en esta imagen podemos apreciar solo una pequeña parte de la misma. Se trata de filamentos de gas caliente e ionizado que forma el llamado triángulo Pickering. Para lograr esta imagen se han necesitado más de 25 horas de exposición con el equipo habitual.

sábado, 14 de diciembre de 2019

NGC-281 - Nebulosa Pacman


NGC-281, también conocida como Nebulosa Pacman es una nebulosa de emisión situada en la Constación de Casiopea. Tiene algo más de 13 horas de exposición en banda estrecha, según la paleta Hubble (SHO). Telescopio RC GSO truss 12" f8 y CCD SBIG STL 11000. Guiado: Lunático, PHD 2, Adquisición: MaximDL Control: The Sky porf. ed, Procesado PixInsight.

lunes, 30 de septiembre de 2019

IC 5070 - El cogote del pelícano

IC5070 o Nebulosa del Pelícano es una nebulosa de emisión que se encuentra a unos 1800 años luz de nosotros en la constelación del Cisne. En esta zona se representa únicamente una parte de ella, la conocida como el cogote del pelícano. Se han necesitado 37 horas de exposición en tomas de 20 minutos con filtros de banda estrecha Ha, SII, OIII. Telescopio RC GSO truss 12" f8 y CCD SBIG STL 11000. Guiado: Lunático, PHD 2, Adquisición: MaximDL Control: The Sky porf. ed, Procesado PixInsight.

miércoles, 15 de mayo de 2019

NGC 3718


NGC 3718 se encuentra situada a unos 52 millones de años luz en la constelación de la Osa Mayor. Seis horas y media de exposición en LRGB. Telescopio RC GSO truss 12" f8 y CCD SBIG STL 1301.

martes, 14 de mayo de 2019

M82 Galaxia del Cigarro 


M82, también conocida como la Galaxia del cigarro, se encuentra situada a unos 12 millones de años luz en la galaxia de la Osa Mayor. Se trata de una galaxia de una gran luminosidad que además es el prototipo de un tipo de galaxias denominado Starburst galaxies, debido a la alta actividad en la producción de nuevas estrella, que en su caso es 10 veces superior al registrado en nuestra Vía Láctea. Además es la galaxia de este tipo más cercana a nosotros.

lunes, 8 de abril de 2019

M81 - M82 Deep Field


Este par de bellas galaxias es uno de los objetos más conocidos en la constelación de la Osa Mayor. Se encuentran a una distancia de 12 millones de años luz. En esta imagen he querido captar la IFN de nuestra propia galaxia que se interpone en nuestro campo de visión. Es también destacable el gran número de galaxias lejanas que pueden apreciarse en esta amplia zona. Son 8 horas de exposición realizadas con el telescopio FSQ 106 y la CCD SBIG 11000.


viernes, 5 de abril de 2019

M65 - M66



M65 y M66 forman parte de Triplete de Leo junto con NGC3628. Ambas se encuentran a una distancia superior a los 30 millones de años luz. En M66 (derecha) son visibles los efectos gravitacionales de su pasado encuentro con la vecina NGC3628, no presente en la imagen, quien a su vez, también presenta rastros del colosal encuentro. La imagen es el resultado de dos horas y media de exposición en tomas de tres minutos con filtros LRGB GSO 12" f8 truss y SBIG 1301l.


jueves, 7 de marzo de 2019

M-81 - La Galaxia de Bode - NGC3031


M81 se encuentra en la constelación de la Osa Mayor a una distancia de 12 millones de años luz. Fue descubierta en 1774 por Johann Elert Bode de quien toma su nombre. Su diámetro es de unos 90.000 años luz, aproximadamente la mitad que la Vía Láctea. La imagen se ha tomado con el telescopio GSO 12" f8 y CCD SBIG 1301. Son 7 horas de exposición en tomas de 3 y 5 minutos con filtros LRGB.

martes, 4 de diciembre de 2018

El Vecindario de Sadr

Nada mejor para una tarde de lluvia que sentarse a procesar datos aunque, como en este caso, sean datos antiguos. Se trata de las inmediaciones de Sadr en la constelación del cisne. Sadr es la segunda estrella más brillante del cisne y se encuentra a unos 1500 años luz de nosotros, tiene una masa 12 veces mayor que nuestro Sol y es 65.000 veces más luminosa. En la foto la podemos ver justo en el centro.
Como se puede ver se trata de una imagen en banda estrecha utilizando la paleta Hubble, es decir, el filtro de azufre II corresponde al rojo, el de hidrógeno alfa al verde y el de oxígeno III al azul. Esta técnica permite mapear y definir mejor las distintas estructuras de la nebulosa que ocupa esa zona.
Ya estoy acumulando más datos de una zona próxima que espero no tardar mucho y poder publicar.



martes, 6 de octubre de 2015

El origen de Sedna

¿Procede Sedna de un robo entre estrellas?

La sonda New Horizons está haciendo honor a su nombre y, tras su reciente visita a Plutón, se dirige hacia el Cinturón de Kuiper empujando nuestra última frontera hacia las regiones más alejadas y desconocidas de nuestro Sistema Solar, como ya hicieron en su día las sondas Voyager 1 y 2. En las vastas extensiones comprendidas entre el Cinturón de Kuiper y la Nube de Oort se están descubriendo objetos con características orbitales similares. Entre dichos objetos destaca Sedna, descubierto en 2003.

Sedna es un objeto transneptuniano cuya órbita es excepcionalmente grande y elongada. Su perihelio se sitúa a 76 UA del Sol y su afelio a 960 UA, tardando un total de 11400 años en completarla.

Hasta la fecha han sido descubiertos más de una docena de estos objetos, difíciles de encuadrar en la actual taxonomía del Sistema Solar y a los que se conoce como Sednitos. Sus órbitas presentan un perihelio superior a 30 UA, y por lo tanto situado más allá de los límites internos del Cinturón de Kuiper y un afelio que ni siquiera se acerca a las zonas más próximas de la Nube de Oort, lo que hace que se especule sobre su origen. Las similares características orbitales de estos objetos pueden indicar un origen común.

Arriba izquierda. Sistema Solar interior, incluido el cinturón de asteroides. Arriba dcha. Sistema Solar exterior hasta el Cinturón de Kuiper. Abajo dcha. órbita de Sedna comparada con el Sistema Solar. Abajo izquierdada. Nube de Oort incluyendo la órbita de Sedna. Crédito imagen NASA.

Los astrónomos Lucie Jílkova y Simón Portegies Zwart, del Observatorio Leiden, junto son sus colaboradores, investigan el origen de Sedna. Las simulaciones que han realizado indican que nuestro sol habría podido sustraer este objeto de de una estrella cercana. En el trabajo remitido al Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, este grupo de investigadores afirma que dicha estrella debería haber tenido una masa un 80% mayor que nuestro sol y que habría tenido que pasar a una distancia de 340 UA, unas 7,5 veces mayor que la que hay entre el Sol y Neptuno. Dicha proximidad significaría que ambas estrellas pertenecerían al mismo grupo o cúmulo.  El enorme tamaño de la hipotética estrella la habría llevado a su extinción hace mucho tiempo, por lo que en la actualidad sería una débil enana blanca.

Los datos obtenidos es esta simulación vendrían a apoyar la hipótesis de “rapto estelar” postulada por el astrónomo Scott Kenyon, del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard.

Por otro lado, uno de los tres descubridores de Sedna, Mike Brown, del Instituto Tecnológico de California, sostiene que, con toda probabilidad, Sedna nació dentro del sistema solar y que fue la fuerza gravitatoria de sus planetas quien le envió a su actual emplazamiento.

Aunque esta última hipótesis ofrece una explicación más sencilla y por lo tanto más verosímil según lo establecido por la navaja de Occam, futuras investigaciones aclararán el origen de estos objetos y por lo tanto culparán o exoneraran al Sol del supuesto rapto.



Referencia de trabajo publicado http://arxiv.org/abs/1506.03105


Quizás también le interese 


miércoles, 16 de julio de 2014

Misión de la NASA en busca de nuevos exoplanetas


Programado para ser lanzado en 2017, el satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA, observará más de medio millón de estrellas en los dos años de misión que tiene programados. Durante ese tiempo se espera que encuentre más de 3000 nuevos planetas fuera de nuestro sistema solar, prestando especial atención a las estrellas más pequeñas y más brillantes.

Las estrellas más brillantes proporcionan las mejores oportunidades para estudiar los tránsitos de sus planetas y poder determinar así su masa y las características de su atmósfera. TESS debería ser capaz de encontrar más de 200 Tierras o Supertierras, definidas estas últimas como planetas con un tamaño superior al doble del de la Tierra. Entre 10 y 20 de estos planetas se hallarían en la denominada “zona habitable”, es decir ni muy cerca ni muy lejos de su estrella.

Representación de la órbita de un exoplaneta y de cómo su tránsito por delante de la estrella produce una disminución en el brillo de ésta. Crédito de la imagen: NASA.

Esta labor ha sido realizada hasta ahora, y con notable éxito,  por la misión Kepler, que hasta la fecha ha encontrado más 420 exoplanetas a pesar de haber centrado su búsqueda en sólo una zona determinada del cielo. La misión TESS por el contrario no tendrá limitada su área de búsqueda y será capaz de buscar en casi todo el cielo, eso sí, concentrándose únicamente en las estrellas más brillantes.

TESS girará en torno a la Tierra en una órbita elíptica, que en su punto  más alejado lo situará a la misma distancia que la Luna. Para realizar las observaciones utilizará cuatro cámaras que le permitirán realizar barridos de zonas desde el ecuador celeste hasta los polos. Cada zona será observada durante un mes, para posteriormente pasar a la siguiente zona (ver vídeo a continuación).


Es algo así como pelar una manzana con cortes verticales que se superponen en las zonas cercanas a los polos. Debido a esta superposición, las estrellas cercanas a los polos serán observadas durante más de cien días, mientras que las situadas próximas al ecuador sólo veintisiete días.

En la zona de la izquierda se aprecian los sectores que cubre cada una de las cuatro cámaras, a continuación se representan los 26 sectores de la esfera celeste que serán cubiertos y finalmente los periodos de cobertura de cada zona en función de su posición. Crédito de la imagen: NASA.


Las predicciones indican que se detectarán unos 100 exoplanetas en un rango de distancia respecto a nuestro sistema solar de 20 parsecs (unos 65 años luz) y que apenas tres de ellos estarían en la zona habitable de sus respectivas estrellas. Cabe señalar que no todos los planetas situados en esta zona serán detectados por TESS ya que ha sido diseñado para detectar especialmente pequeños planetas que orbitan estrellas de una tamaño entre el 20% y el 40% de nuestro Sol.

Al igual que KeplerTESS medirá la disminución en la intensidad de luz de la estrella que se produce cuando el planeta transita por delante de su estrella en nuestra línea de visión. Este tipo de planetas del tamaño de la Tierra serán los más fáciles de detectar ya que se cree que son los más abundantes. Los planetas mucho más grandes también son detectados lógicamente, aunque son menos comunes.

En la izquierda se muestra la distribución de los planetas descubiertos hasta la fecha en función de su tamaño y periodo orbital. En la derecha se muestra en rojo la distribución que se espera encontrar. Crédito: NASA.
Aunque se han encontrado muchos planetas grandes, del tamaño de Júpiter, utilizando telescopios terrestres, los planetas de menor tamaño pueden detectarse mejor desde el espacio. Una vez detectados, los investigadores tendrán oportunidad de estudiar su masa y atmósfera desde telescopios terrestres.

Alguno de los planetas detectados por la misión Kepler orbitan estrellas cuya luminosidad es demasiado débil para ser observadas por telescopios terrestres.  Por esta razón la misión TESS buscará estrellas brillantes que peritan su posterior estudio desde Tierra de manera que se pueda determinar su tamaño, temperatura y masa.

Mientras que la misión TESS realizará una detección inicial, el Telescopio James Webb (JSWST), que será lanzado un año después del lanzamiento de TESS, realizará un estudio más detallado de las estrellas y los planetas detectados por aquel. Para entonces, cabe esperar que la misión TESS ya disponga de un importante grupo de detecciones con los que empezar a investigar.


Quizás también le interese:

lunes, 14 de julio de 2014

Sadr y alrededores


Por fin, tras un largo periodo de sequía en la producción de imágenes astronómicas, he podido aprovechar tres noches (30 de mayo y 1 y 6 de junio de 2014) para dedicárselas a una de las zonas del cielo de verano que más me gusta. Se trata de las nebulosas que rodean a Sadr, la segunda estrella más luminosa de la Constelación del Cisne. 
Sadr, que aparece en el centro de la imagen, es una supergigante amarilla 65000 veces más luminosa que el Sol y situada a unos 1400 años luz de nosotros.
La compleja nebulosidad que la rodea se encuentra mucho más lejos, a unos 5.00o años luz. Se puede apreciar las nebulosas oscuras, nubes de gas y polvo que atenúan la luz de las estrellas localizadas en esa region de nuestra galaxia, que sin embargo iluminan otras zonas.
He decidido realizar la imagen en banda estrecha para poder destacar mejor todas estas estructuras.

Ficha técnica:
Telescopio: Takahashi FSQ 106 ED .
Montura: Takahashi EM200.
CCD: SBIG STL 11000M.
Filtros; Astrodon 5nm.
Guiado: EZG 60 + Meade DSI II pro.
Software: The Sky Six, Maxim DL, PHD guiding, Pix Insight 1.8
Localización: Sierra norte de Guadalajara (España).

Tomas:
15x600 Ha
20x600 SII
29x600 OIII

Espero que os guste.




Añado algunos recortes de las zonas más destacables:










martes, 18 de marzo de 2014

Primera evidencia de la inflación cósmica


Investigadores del BICEP2 han detectado la primera evidencia directa de la inflación cósmica, la dramática expansión del Universo que ocurrió hace 13.700 millones de años y hasta ahora solo había sido teorizada.

Señal de modo B detectada por BICEP2. Crédito de la imágen: bicepkeck.

Hace casi 14.000 millones de años el Universo inició su existencia con un suceso extraordinario conocido como el Big Bang.  En una fracción de segundo el Universo empezó a expandirse de forma exponencial estirándose más allá de lo que podría ver el mejor de los telescopios. Hasta ahora todo esto era pura teoría.

Un grupo de investigadores ha anunciado la primera evidencia de esta expansión cósmica inflacionaria. Por otro lado, los datos obtenidos suponen la primera representación de las ondas gravitatorias, ondulaciones que suponen deformaciones en el entramado espacio-tiempo.  Además estos los datos confirman una profunda conexión entre la mecánica cuántica y la relatividad general.

“La detección de esta señal es uno de los objetivos más importantes en la cosmología actual. Una gran cantidad de trabajo realizado por muchas personas nos ha traído a este punto”, ha declarado  John Kovac (Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, CfA), director de BICEP2.

Estos sorprendentes resultados provienen de observaciones del telescopio BICEP2 del fondo cósmico de microondas (CMB), un resplandor residual producido por el Big Bang. Las pequeñas fluctuaciones en este resplandor proporcionan pistas sobre las condiciones presentes en el Universo primitivo. Por ejemplo, pequeñas diferencias en la temperatura en el cielo muestran dónde estaban las zonas más densas del Universo, que eventualmente se condensarían formando galaxias y cúmulos galácticos.

Dado que el CMB es una forma de luz, muestra las propiedades de esta, incluyendo la polarización. En la Tierra, la luz solar es dispersada por la atmósfera polarizandose, razón por la cual las gafas de sol ayudan a reducir su intensidad. En el espacio, el CMB fue dispersado por los átomos y electrones y también se polarizó.

“Nuestro equipo ha buscado un tipo especial de polarización, conocido como ‘modo-B’, que representa un patrón de distorsión en las orientaciones polarizadas de la luz antigua”, ha puntualizado Jamie Bock (Caltech/JPL).

Las ondas gravitacionales oprimen el espacio a medida que viajan, y este empuje produce un patrón perceptible en el CMB. Las ondas gravitacionales tienen una “orientación”, pudiendo tener polarizaciones en planos distintos.

“El patrón en forma de remolino del modo-B es una huella única de las ondas gravitatorias debido a su orientación”, ha declarado Chao-Lin Kuo (Stanford/SLAC). Por tanto, esta es una detección indirecta de las huellas dejadas por las ondas gravitacionales en el CMB.

El equipo ha examinado escalas espaciales en el cielo que abarcan alrededor de uno a cinco grados (de dos a diez veces el diámetro de la Luna llena). Para hacerlo, viajaron al Polo Sur para aprovechar su aire frío, seco y estable. Un lugar perfecto para observar las tenues microondas procedentes del Big Bang.

El equipo se  sorprendió al detectar una señal de polarización modo-B más fuerte de lo que cabía esperar. El equipo analizó sus datos durante más de tres años en un esfuerzo por descartar errores. También consideraron que el polvo en nuestra galaxia pudiese producir el patrón observado, pero los datos sugieren que es altamente improbable.

En cuanto a las implicaciones de este descubrimiento, el físico teórico Avi Loeb de Harvard ha declarado que “este trabajo ofrece nuevos indicios de algunas de nuestras preguntas más básicas: ¿Por qué existimos? ¿Cómo comenzó el Universo? Estos resultados no solo son una fuerte prueba de la inflación, sino que también nos dicen cuándo tuvo lugar la inflación y cuán poderoso fue el proceso”.



Para saber más:  Documentación bicepkeck

Quizás también le interese:



viernes, 27 de septiembre de 2013

Hubble, una muerte anunciada

Si no se hace nada al respecto, el Telescopio Espacial Hubble caerá a la Tierra en 2024.

A una distancia aproximada de 560 Km sobre la superficie de nuestro planeta, el Hubble completa una órbita alrededor de la Tierra cada 97 minutos.

Telescopio Espacial Hubble. Crédito NASA

Aunque, en general, se considera que el Hubble está en el espacio, en realidad se encuentra en lo que se conoce como la termosfera, la parte más extensa y menos densa de la atmósfera terrestre. La densidad en esta zona es aproximadamente un millón de veces menor que a nivel del mar, sin embargo, es suficiente para afectar a las órbitas de los satélites que operan dentro de ella.

Cualquier satélite que se desplace dentro de la atmósfera terrestre experimenta una resistencia pequeña pero significativa a medida que avanza en este medio. Esta resistencia hace que su velocidad disminuya y por lo tanto que la altitud de la órbita también decaiga. Si no se corrige periódicamente, ya sea con el empuje de un propulsor propio o bien con la ayuda de la lanzadera espacial de manera que recobre de nuevo su órbita, los satélites a esta altitud están condenados a caer en la Tierra y a desintegrarse en su atmósfera.

Muchos satélites tienen sus propios propulsores, y generalmente su vida operativa viene determinada por la cantidad de combustible que contienen y que les permite ir recuperando periódicamente su órbita. Sin embargo, el Hubble o la Estación Espacial Internacional no disponen de dichos sistemas de propulsión y necesitan de una ayuda externa que los recoloque en órbita. Durante muchos años ha sido la lanzadera espacial la encargada de realizar estas tareas de remolque.

Para complicar más la cosa, la cantidad de resistencia que experimenta el Hubble en su órbita no es constante, va variando a lo largo de los 11 años que dura el ciclo solar. A medida que el Sol se hace más activo, la atmósfera de la Tierra se expande y se extiende en el espacio.  Este fenómeno hace que aumente la densidad de la zona a través de la que tiene que desplazarse el Hubble aumentando su deceleración, disminuyendo su órbita y por lo tanto acortando su vida.

Desde que la NASA suspendió el programa de la lanzadera espacial no se dispone de un sistema alternativo que garantice la supervivencia de este tipo de satélites. Esto no significa que la NASA no tenga planes al respecto. En la última misión de mantenimiento, los astronautas instalaron en la parte posterior un anillo conocido como Mecanismo de Captura Suave. Este anillo posibilitaría una futura misión robótica.

Mecanismo de captura suave. Crédito NASA
Dado el enorme tamaño y peso del Hubble, en una hipotética caída y reentrada en la atmósfera, no se desintegraría por completo. Esto supone un peligro ya que los restos podrían caer sobre zonas pobladas.

Para garantizar una reentrada segura, la Misión Robótica de Desorbitado del Hubble está construyendo una nave robótica diseñada para acoplarse al anillo y guiar al Hubble hacia una trayectoria segura.

No están claros los detalles de cuando se lanzará esta misión, una cosa es segura, con la cancelación del Programa de la Lanzadera Espacial, no hay programada ninguna misión tripulada que lleve al Hubble a una órbita superior, por lo que cualquier posibilidad de realizarlo pasaría por una misión robótica.

Parece que se acercan los últimos días del instrumento científico más importante construido por el hombre hasta la fecha. Si no se hace nada al respecto, ese día llegará en 2024. Por el contrario, si existe voluntad de hacer algo, aun queda tiempo suficiente para preparar una alternativa.

El Telescopio Espacial Hubble ocupa el primer lugar de los grandes telescopios espaciales. Ha hecho más que ninguno de ellos para que podamos avanzar en la comprensión del lugar que ocupamos en el Universo y todo ello a un coste mínimo comparado con otros presupuestos.

Todo indica que las leyes de la física ya han fijado la fecha de la muerte del Hubble. ¿Seremos capaces de hacer algo para evitarlo?


Para saber más: Hubble.